¿Te acuerdas de ese especial de Halloween de Los Simpson en el que Homer y Bart se eyectan hacia el vacío desde un cohete espacial y sus cabezas se hinchan hasta reventar? ¿Y de esa escena de Total Recall en la que a Arnold Schwarzenegger se le salen los ojos de sus cuencas? Bien, eso no tiene nada que ver con lo que le pasaría realmente a nuestros cuerpos en el espacio.

Aunque las películas nos contaron que, si hubiéramos coincidido con los dinosaurios, los Tyrannosaurus rex nos habrían perseguido a gran velocidad, los científicos han descubierto recientemente que no eran capaces de correr. No es la única idea equivocada que teníamos sobre los dinosaurios: ni tenían todos la sangre fría, ni había dinosaurios voladores (se trataba de otro tipo de animal), ni los velocirraptores eran tan rápidos como indica su nombre.