#CulturaDigital Acusan a Elon Musk de robar la imagen de un unicornio "con gases"

El dibujo de un unicornio con "gases" desató hoy la última y más cruenta batalla tuitera entre el multimillonario Elon Musk, dueño de la automotriz Tesla y la compañía aeroespacial Space X, y un ignoto decorador de tazas de Colorado, Estados Unidos.


El escándalo tuvo su inicio en febrero de 2017. Elon Musk, un fanático de la red social Twitter, compartió con sus 22 millones de seguidores una imagen de una taza que recientemente había comprado. El atractivo principal era un unicornio, un arcoíris y un auto eléctrico, tal cual describió el paladín de la energía renovable en su perfil @elonmusk.
El dibujo que cautivó al sudafricano era propiedad de Tom Edwards, un artista que se gana la vida vendiendo tazas coloreadas en Colorado, Estados Unidos.
Al mes siguiente, el unicornio sirvió de ejemplo para mostrar una funcionalidad "oculta" que sirve para dibujar en la pantalla de navegación de los vehículos Model S y Model X. La herramienta en cuestión aparece después de presionar la "T" de Tesla tres veces. Un episodio que hizo estallar al entorno de Edwards.
La embestida se produjo casi un año después y de la misma forma que se inició el escándalo: en Twitter. La hija de Edwards, Robin (@lisaprank), descargó su furia contra Musk por haber utilizado el diseño de su padre sin haber pagado ningún tipo de derecho de autor.
"Su empresa utilizó su propiedad creativa durante un año sin crédito ni compensación alguna. ¿No cree que los artistas merecen que les paguen por su trabajo? Quizás puedas responder a la carta que te envió tu abogado y ustedes pueden resolver algo ", le escribió a Musk.
"Es una copia directa del trabajo de mi padre. Y cada elemento que entra en la construcción del Tesla lo beneficia financieramente", agregó la hija de Edwards.

El descargo de Musk

Por su parte, el magnate tecnológico no se desentendió del episodio y también utilizó a Twitter como plataforma para su descargo. Allí respondió que en vez de demandarlo por lo sucedido, el artista de Colorado debía estar agradecido por la promoción que le hizo a su obra.
"[En realidad] era el dibujo de un unicornio de otra persona en la aplicación de dibujo de Tesla y no obtuvimos ningún beneficio financiero", aclaró.
"Le he pedido a mi equipo que use un ejemplo diferente en el futuro. Él puede demandarnos por dinero si quiere, pero eso es un poco vergonzoso. En todo caso, esta atención aumentó las ventas de su taza", contraatacó.
Lejos de terminar con el escándalo, el sudafricano redoblo la apuesta apelando al sarcasmo: "Lisa, popularicé gratis la taza de tu padre, ganó miles de dólares como resultado y ahora quiere más dinero porque se usó como un ejemplo de una función 'oculta'. ¿Cuánto dinero quiere tu papá por esta terrible transgresión?"
"¡Nada es más absurdo que la realidad!", Continuó en otra publicación en su cuenta de Twitter. "Este dibujo tonto que se acaba de agregar como un ejemplo tonto para nuestro desarrollo me ha molestado más que nada en la actualidad. Definitivamente sí me importa que los artistas sean compensados. Sería injusto no hacerlo ", destacó.
Tom Edward reconoció que decidió hablar del caso después de escuchar muchas historias sobre artistas estafados. La iniciativa de exponer lo sucedido con Musk se concretó después de que abogados le confirmaran era un claro caso de violación de derechos de autor.

Fuente: Clarín

RELACIONADAS

  • Podcast

  • Radiocuts