"El día de Navidad. En el fin del Ramadán. En el último partido del Mundial. A primera hora de la mañana. A última hora de la noche... Este hombre siempre está hablando sobre mí", le dice a la BBC el comentarista y exdiputado del Partido Laborista británico George Galloway.
"Y no hace falta ser un Einstein para darse cuenta de que no me dedica precisamente mucho amor y ternura. Más bien todo lo contrario".
El motivo de la furia de Galloway es un tenaz editor de Wikipedia que se hace llamar "Philip Cross".

No deja de sorprender que después de muchas situaciones que ocurren en la vida real, aparece una imagen de un capítulo de Los Simpsons, que fue hecha con anterioridad, y que retrataba una situación calcada o similar.

Internet es un medio de comunicación con el cual podemos estar al tanto de que pasa en el mundo, también es útil para un sin número de cosas: trabajar, estudiar, informarse, entretenerse,y porque no.. ganar Bitcoins.

Los robots sexuales o "sexbots", como se les conoce en inglés, son androides diseñados para satisfacer deseos sexuales. Aunque puede parecer futurista, la realidad es que la industria de la tecnología sexual ya está valorada en cerca de 30 mil millones de dólares estadounidenses y los sexbots podrían propiciar que este mercado creciese aún más. El problema es que suelen ser publicitados de forma engañosa