Radiocuts

#CulturaDigital Maneras en las que estás arriesgando la seguridad de tus dispositivos casi sin darte cuenta

Todos queremos que nuestra tecnología se mantenga segura, pero también queremos una vida fácil y conveniente, y a veces ambas cosas no encajan demasiado bien. Estas son algunas de las formas en que puedes estar poniendo tus dispositivos en riesgo, tal vez sin siquiera darte cuenta, y lo que puedes hacer para detenerlo.

Radiocuts

#CulturaDigital Maneras en las que estás arriesgando la seguridad de tus dispositivos casi sin darte cuenta

Todos queremos que nuestra tecnología se mantenga segura, pero también queremos una vida fácil y conveniente, y a veces ambas cosas no encajan demasiado bien. Estas son algunas de las formas en que puedes estar poniendo tus dispositivos en riesgo, tal vez sin siquiera darte cuenta, y lo que puedes hacer para detenerlo.

Read More

 

1) Ver la televisión y películas de forma ilegal

Probablemente no necesitemos informarte acerca de las diversas formas en que puedes acceder de forma gratuita a las películas más exitosas, los deportes en directo y los últimos programas de TV, incluso cuando deberías pagar para acceder a ellos; puedes realizar una búsqueda rápida en la web si necesitas un repaso.
Pero lo que atrae a muchos, como un streaming gratuito e ilegal de un programa nuevo, también atrae a los creadores de malware. Ya sea que estés haciendo streaming o descargando algo ilícitamente, confías en quien proporciona el material y los medios de entrega. Si el contenido se ofrece de forma gratuita, pregúntate quién está financiando la operación.
Eso no quiere decir que todos los sitios de streaming o los programas de torrents sean dudosos, ni siquiera la mayoría de ellos; pero es justo decir que las personas con un interés en infectar tus dispositivos con virus y malware conocen todos los trucos para atraer clics. Y uno de esos trucos consiste en envolver código malicioso dentro de algo muy tentador, como un complemento de navegador para ver películas nuevas de forma gratuita.
Es difícil decir exactamente lo arriesgado que puede ser esto, pero las investigaciones sugieren que tu dispositivo se vuelve significativamente más vulnerable. Además, obtener contenido pirateado a menudo implica instalar software adicional en tu sistema, un software que normalmente le otorga mucho control sobre lo que sucede a través de tu conexión a Internet. Eso también puede dejarte expuesto.
La mejor manera de evitar la amenaza es pagar lo que ves a través de los canales oficiales. Puede estar seguro de que los archivos con los que estás tratando son legítimos y seguros, y puede estar seguro también de que las aplicaciones que se usan para enviar el video también son confiables.
Si debes aventurarte en áreas más grises, trata de ser muy exigente con los servicios y las aplicaciones con las que trabajas, y asegúrate de que tus dispositivos están protegidos con una protección antimalware de confianza. Mantén al mínimo el software adicional y las extensiones que instalas, y mantén actualizado el software existente en tus dispositivos.

2) Compartir tus cuentas con otras personas

Desde tus padres, que conocen los detalles de inicio de sesión de Netflix, hasta tu socio, que tiene acceso a tu cuenta de correo electrónico, compartir los detalles de la cuenta es algo común. Además de la amenaza de ser despedido de cualquier servicio que sea si la práctica está mal vista, también estás haciendo que tus cuentas y dispositivos sean más vulnerables en general.
Es posible que tengas varios aplicaciones de seguridad de primer nivel ejecutándose en tu portátil pero, ¿tus primos? Puede que sepas la diferencia entre un mensaje emergente dudoso y una alerta de SO genuina, pero ¿tus padres? Cuantos más dispositivos utilicen tus cuentas, más expuesta estará la información de tu cuenta, ya sea que hablemos de cuentas de Instagram o de servicios de streaming. Es tan simple como eso.
Asegúrate completamente de que sabes quién tiene tus datos de inicio de sesión y manten la lista lo más breve posible (cambiar una contraseña es una forma rápida de volver a comenzar desde el principio). Además, estate atento a actividades sospechosas (como inicios de sesión no reconocidos) y toma medidas si es necesario; puede verificar la actividad reciente en tu cuenta de Netflix en esta página, por ejemplo.

3) Uso de códigos PIN cortos y desbloqueo de patrones

Tener cualquier tipo de bloqueo en tu dispositivo es mucho mejor que dejarlo abierto para que cualquiera que lo visite pueda usarlo, pero algunos mecanismos de bloqueo son más seguros que otros. Usar un PIN de 4 dígitos puede significar menos tapping para los dedos, pero un PIN de 6 dígitos significa que un ataque de fuerza bruta tiene 990.000 combinaciones adicionales para probar.
De hecho, es probable que desees ir hasta 8 o más dígitos para hacer que el posible hackeo en tu teléfono sea lo más difícil posible. Android te permite subir hasta 16 caracteres, mientras que en iOS el límite es de 37 caracteres.
Como hemos escrito antes, un código PIN largo es en realidad la forma más segura de bloquear tu teléfono, a diferencia de la biometría, no se puede falsificar y no se puede adivinar. Los números PIN son ciertamente mucho más seguros que los patrones, lo que ayuda a nuestra previsibilidad, ya que los humanos somos bastante fáciles de adivinar. Si un hacker tiene un video encubierto de desbloqueo de tu teléfono, un bloqueo de patrón se puede descifrar en cinco intentos.

4) Practicando una pésima seguridad en USB

A los virus y otros programas maliciosos les encanta instalarse a través de memorias USB, ejecutando código tan pronto como conectas la unidad a tu ordenador. Eso significa que debes tener mucho cuidado con cualquier dispositivo USB que no hayas comprado recientemente y desempaquetado en un embalaje sellado.
Los servicios de uso compartido en la nube significan que no dependemos tanto de estos pequeños dispositivos como solíamos hacerlo, pero aún te encontrarás con ellos en el trabajo, en la escuela o con amigos. No deberías enchufar dispositivos USB aleatorios que hayas encontrado en algún lugar o cuando no estés 100% seguro de sus orígenes.
Además de tener malware oculto en la unidad, el firmware de la memoria USB también puede estar infectado con cargas maliciosas. Si puede usar un método alternativo para transferir archivos o cargar programas, úsalo; de lo contrario, asegúrate de que todas tus unidades USB provengan de fuentes confiables y no conectes una unidad sin un software de seguridad completo instalado.

5) Dejando tu cámara web y micrófono descubierto

Si es lo suficientemente bueno para Mark Zuckerberg, es lo suficientemente bueno para ti: no podemos estar absolutamente seguros de que alguien te está espiando a través de la cámara web y el micrófono de tu ordenador, pero si esos puertos están bloqueados con alguna cinta, ese tipo de vigilancia va a ser mucho más difícil de lograr.
Algunas webcams ahora tienen protectores de privacidad incorporados, por lo que si ese es el caso en tu portátil u ordenador de escritorio, asegúrate de estar aprovechándolo. De lo contrario, cualquier tipo de solución casera servirá; si crees que vas a hacer algunas videollamadas en el futuro cercano, asegúrate de que sea algo temporal que pueda eliminarse fácilmente.
Es posible que pienses que a nadie le interesaría mucho mirar a la pantalla de tu ordenador todo el día, pero sabemos que estos ataques ocurren, y pueden tener serias consecuencias. No vale la pena correr el riesgo cuando aplicar una solución efectiva es tan sencillo.

6) No actualizar tu software

Nunca es un buen momento para instalar una actualización de software, todos lo sabemos, pero al posponer las últimas actualizaciones, estás poniendo tus dispositivos en riesgo, mantener todo actualizado, desde el sistema operativo hasta las aplicaciones instaladas, es absolutamente la mejor manera de asegurarte de mantenerte a salvo.
No solo estamos hablando de pequeños parches. También estamos hablando de, por ejemplo, mantener tu equipo con Windows XP porque funciona bien y ya está pagada: una actualización puede ser inconveniente y costosa, pero en términos de seguridad no tiene precio. Muchos de los grandes ataques de piratería son exitosos porque explotan las lagunas en el software anterior.
Afortunadamente para nosotros los usuarios, cada vez es más difícil evitar actualizaciones automáticas, desde iOS a Spotify o Windows. Activa las actualizaciones automáticas siempre que puedas, opta por instalar las actualizaciones cuando lleguen (tu trabajo probablemente puede esperar diez minutos) y no permitas que el software en tus dispositivos principales sea tan antiguo que los ponga en grave riesgo.

Fuente: Gizmodo

RELACIONADAS

  • Podcast

  • Radiocuts